martes, 8 de noviembre de 2016

'Una habitación propia' de Virginia Woolf

Año de publicación: 1929
País: UK
Estilo: Ensayo, feminismo
Editorial: Booket

Uno de mis libros elegidos para #LeoAutorasOct y que leí a la vez con Carol Rodriguez. Echar un vistazo a su video ;) y su Memorias Literarias



Sinceramente, no sé bien cómo comenzar este post. Ya hace semanas que terminé de leerlo y aún se me revuelven mil pensamientos y sentimientos a la vez, así que voy a intentar darles coherencia.

Primero, tengamos en cuenta que volvemos a los años 20. Ya la Primera Guerra Mundial ha finalizado, la mujer puede votar en las elecciones y, desde hace un tiempo, puede trabajar en otros campos que solo estaban vedados a los hombres. Porque antes, básicamente, una podía ser institutriz o sirvienta y poco más.

Nuestra escritora comienza relatándonos sus pensamientos días antes de la charla 'Las mujeres y la novela', llega el momento en que decide entrar en la biblioteca de la universidad y...¡SORPRESA! ¡No puede entrar sola! Debe ir acompañada de un hombre o con una carta de recomendación. 
Esta frase es sublime
Aquí es cuando me quedo estupefacta. Porque antes, ella estaba a gusto sentada en el césped mirando al río...y la echan de ahí porque SOLO LOS estudiantes y profesores podían estar allí. Solo los hombres podían sentarse en el cesped.
¡¿Y ahora tiene que ir a la biblioteca acompañada por un hombre?!  

Entonces pasa a una reflexión de cuántas universidades han sido creadas gracias al dinero de los hombres. Pero, ¿y las mujeres? Claro, ¿cómo las mujeres iban a fundar universidades o colegios para ellas, si ellas NO tenían DINERO PROPIO? Una mujer, si tenían algún dinero heredado, pasaba directamente a su marido. Y antes del marido, era su padre. Nunca podían manejar su propio dinero a su antojo. Así que, ¿cómo iban a fundar colegios si no podían usar siquiera su propio dinero?
Recordemos que antes la educación que estaba bien vista para una mujeres era: saber leer y escribir (para poder contestar cartas, claro), pintar, tocar algún instrumento, saber bailar y cantar, saber uno o dos idiomas, saber los modales apropiados para cada ocasión... ¡Ojo! Me gusta estas artes, no son para despreciarlas. Lo que desprecio es que, básicamente, las instruían para ser un ADORNO, para entretener a su marido e invitados o familiares.
Pero, ¿y si una mujer quería aprender algo más por que sentía curiosidad? ¿Y si quería saber más sobre la naturaleza o ciencia? ¿Y si quería ser poetisa o escritora como el gran Shakespeare o Dickens? De ninguna manera podría, porque estaba MAL VISTO que una mujer tuviera conocimiento más allá de las artes ya descritas e incluso se la consideraría loca (y, más atrás en la historia, creo que incluso se la consideraría bruja). Las llegarían a despreciar. Por eso, mujeres como Jane Austen, cuando publicaban sus novelas lo hacían bajo un seudónimo masculino.

"Me aventuraría a decir que Anónimo, que escribió tantos poemas sin firmarlos, era a menudo una mujer" 

Segundo, lo más impactante es cuando Woolf usa a la hermana de Shakespeare para ilustrarnos estas barreras infranqueables que han tenido las mujeres hasta hace poco tiempo, las barreras que tendría una mujer para ser poetisa en el siglo XVI. Claro, Shakespeare NO tuvo ninguna hermana, es un ejemplo ilustrativo y cala muy hondo.

"[...] definitivamente cierto, es que cualquier mujer nacida en el siglo dieciséis con un gran talento se hubiera vuelto loca, se hubiera suicidado o hubiera acabado sus días en alguna casa solitaria en las afueras del pueblo, medio bruja, medio hechicera, objeto de temor y burlas"

En resumen, Virginia nos hace viajar en la historia de la mujer, desde las desventajas de ser una mujer que ansiaba saber más de lo permitido a ese "despertar" femenino que ansia la igualdad. Cómo poco a poco, se han ido abriendo camino en un mundo vedado a los hombres. Pero también nos mostrará lo que pensaban los hombres (casi todos, pero seguro que habría alguno que no fuera un machista) sobre las mujeres, aunque eso es algo que ya todas sabemos: creían que somos inferiores.

"¿Tenéis alguna noción de cuántos libros se escriben al año sobre las mujeres? ¿Tenéis alguna noción de cuántos están escritos por hombres? ¿Os dais cuenta que sois quizás el animal más discutido del universo?" 

Woolf apoya la igualdad de género, no que un sexo es superior a otro.

Recomiendo paciencia para leerlo y hacer alguna pausa para asimilar lo leído. El estilo de Virginia puede ser muy abrumador, pero vale la pena leerlo. Toca tantísimos temas... Es una joyaza.

Si quereis saber más sobre esta gran autora, os recomiendo el video de
Libros de Maria Antonieta: